Portada » 5 “tips” para que tu hijo/a diga adios al pañal.

5 “tips” para que tu hijo/a diga adios al pañal.

niño con pañal detrás de la cortina

 Antes de todo decirte que pensé que este momento no llegaría nunca, sí, decidme exagerada  pero, si hago un resumen de lo que he gastado en pañales, toallitas, las carreras que he dado en busca del lavabo perdido, los argumentos que he tenido que dar de porque ese arbolito es bueno para hacer un pipi sin que mi hijo me lo compre… hoy estoy más feliz que los chinos con su año nuevo de la cabra (año de calma y constancia) ¿premonitorio? quizás, porque  constancia es la palabra clave para poder conseguir que tu pequeño/a controle sus necesidades básicas y pronuncie las palabras mágicas “tengo pipi” “tengo caca”  ¿y cómo lo lleva tu hija/o por cierto? Como ves en el resumen “express” que te he hecho, en casa hemos puesto en práctica  de todo, la verdad es que creo que no hay recetas mágicas es un trabajo grupal donde están involucrados papá, mamá, hermanos mayores. Depende de muchos factores  el hecho de que un niño/a consiga el control del esfínter rápido o le lleve un poco más de tiempo, aspectos como:

El ambiente familiar  que le rodea,  un ambiente que acepta los errores y los acoge, un ambiente de calma y escucha o un ambiente donde hay muchas personas diciéndole lo que “tiene” que hacer, en ocasiones  un hogar tiene todo esto ¿estás de acuerdo?

La personalidad , como es en esencia,  si es más tímido, extrovertida, si es más hablador/a o menos estos aspectos juegan un papel primordial en cómo el niño/a vive  lo que se le presenta, de hecho en psicología, y a diferencia de lo que comentaba en el post pasado           las diferencias individuales y la personalidad hacen que, probablemente, la misma situación sea vivida de manera distinta por niños y niñas de la misma edad. Esto me da pie para introducir un tercer aspecto:

Cómo vive tu niño/a  la gratificación, cómo vive los elogios, si los recibe abiertamente o más bien tímidamente, de cualquier forma que lo exprese, lo interesante es que te des cuenta como es la manera específica en que tu hijo/a  lo recibe y lo manifiesta y de la manera que sea, con los recursos que tú tengas, muéstrale  que cualquier esfuerzo por su parte tu serás capaz de verlo y cuando digo verlo, es que tu puntualices con una mirada, con un “choca esos 5”, con una sonrisa, con un movimiento de cabeza, o con un “lo estás haciendo muy bien”, si te das cuenta, te he sugerido aspectos que son observables, que tu pequeño podrá saber si hago pipi en el váter mamá sonríe, si hago caca en el váter papá me da un abrazo… este tipo de gratificación  suele funcionar muy bien, y quizás estés sembrando las bases de la motivación al logro que tu hijo/a pueda tener en un futuro, es decir, llegar a conseguir que haga las cosas para estar contento consigo mismo/consigo mismo… Pero, hasta llegar aquí aún tendrás que ofrecerle unos cuantos abrazos y movimientos de cabeza.

niño sentado en orinal

Te dejo una lista de lo que hemos, (construcción familiar, como ya he dicho),  puesto en práctica en casa es una lista personal que nos ha resultado.

1. Ármate  de valor si lo necesitas, deja el pudor fuera y que tu hijo/a te vea haciendo “Pipi”, esto puede tirar para atrás a muchas personas, sin embargo, piensa que tu hijo/a aprende por imitación y quizás si te ve le estás mostrando como se hace y ayudándolo, es un tema práctico

2. Recurre al refuerzo positivo, ¿Qué es lo que más le gusta a tu hijo/a? ¿el chocolate? ¿las cerezas? ¿los dinosaurios? Para aplicarlo correctamente recuerda que:    A) lo que le das tiene que gustarle al niño/a, no a ti, para eso es importante investigar qué es lo que le motiva y tenerlo preparado. B) dar el “premio” inmediatamente,  es decir seguidamente de que el niño haya ejecutado la acción, para ello tendrás que tenerlo preparado o llevarlo contigo, este aspecto es muy importante para que el niño/a asocie su conducta al premio. C) No hay premio sin caricias, es decir donde esté un buen  abrazo, un “achuchón”, que se quiten los “lacasitos”, las caricias son un premio genial para tu hijo, como sea que premies a tu hijo/a debería ir acompañado de contacto visual y físico.

3)  Juega, usa sus personajes preferidos, muéstrale cómo puede ayudar a su muñeca a llegar hasta el orinal y reproducir la rutina,  jugando con los roles, tu hija en el papel de  mamá y su muñeca sería ella misma.

4) Libros;  la literatura sobre este punto es infinita, los que hemos usado en casa, casi son  como joyas para mí:

 

 

niños sentados en el orinal

 

 

 

 

marina pañal

http://bit.ly/1G78hG9
5) App y Videos, son para ti un canal casi infalible de ayuda, es una realidad, hay muchos recursos serios y bien pensados que pueden darte una mano a la hora de sacar el pañal, la App que yo he usado es Potty Training: Learning with The animals, y el video de “Elmo va al baño” todo un descubrimiento…aviso a navegantes, el vídeo está traducido en español de Sudamérica.

Si después de hacer todo tu mayor esfuerzo para que tu pequeño/a aprenda a usar el lavabo u orinal, y ves que ha decidido ir a “su ritmo”, recuerda que este es el año chino de “la cabra” así que constancia y paciencia.
Me agradaría saber si has pasado por esto y que has hecho, así que déjame tu comentario, que para mi es un tesoro.

 

washi tape corazón

Diona

Diona

Soy Psicóloga, Psicoterapeuta y especialista en Hipnosis Ericksoniana. Mi objetivo principal es ayudar a las familias y personas a superar los problemas del "día a día". "Todos tenemos los recursos internos que necesitamos para salir adelante" at Magrana Psicología
Diona

3 comments

  1. Muy bueno este artículo Diona, seguro que puede ayudar a muchas familias en este proceso. Yo apoyo totalmente que el refuerzo es fundamental y en no reñir, sino en restar importancia a cualquier fuga involuntaria.

    • dionayra says:

      Gracias Yolanda, es como todo un proceso muy personal, pero como dices, ojalá mi experiencia pueda inspirar a otras mamas para que hagan su propia estrategia ajustada a la personalidad y necesidades de sus hijos. Un abrazo guapa y al señor “H” un beso

  2. Sandra Mtz says:

    A mi eso de premiar (o de los castigos para el caso) no me parece. Es que no creo que controlar los esfínteres sea algo que se pueda lograr entrenando, cuando es una cuestión fisiológica. Yo lo que hice fue mas bien mostrarle la confianza de que él podía hacerlo, porque hasta antes de sus 3 años yo no había estado tan segura… Pero hay familias que lo hacen desde pequeños y el bebe controla perfectamente, se llama Control de la Eliminación ¿lo has escuchado? Con este cuidado, los papás ni siquiera ocupan pañales!
    En todo caso es cuestión de acompañar el proceso más que instruir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *